Pardela Cenicienta (Calonectris Diomedea Borealis)

  Es un ave marina grande y la mayor de las pardelas presentes en Europa. Tiene una coloración apagada, con colores pardo-grisáceos en las zonas superiores que llegan hasta la zona inferior del pico. En la parte inferior es prácticamente blanca, salvo en el borde de las alas. Tiene el pico amarillento, con el extremo negruzco. Vuela con largos planeos a ras de agua entremezclados con 3 o 4 aleteos pausados.

  Se reproduce en las islas Canarias, donde se trata del ave marina más abundante, son aves pelágicas y solo se acercan a la costa para nidificar. Después de la época de cría, migran hacia las costas del Atlántico oeste o Sudáfrica. Se alimenta de pequeños peces como trompeteros, sardinas o boquerones. Es capaz de sumergirse hasta 20m para alimentarse. Cría en colonias situadas en islotes y acantilados costeros, a menudo dentro de cuevas a partir del mes de marzo. Realiza una sola puesta y de un único huevo incubado durante unos 55 días. Al pollo lo cuidan sus dos padres durante los primeros días, aunque luego pasa a ser alimentado solamente de noche. Los jóvenes pueden permanecer hasta 90 días en el nido. Cuando han llegado casi al final de su desarrollo, sus padres los abandonan y deben aprender por sí mismos a pescar, momento en el cual se dan los mayores índices de mortalidad juvenil. Hasta los cuatro o seis años no empiezan a criar.

  La pardela cenicienta figura como “Vulnerable” en el Libro Rojo de las Aves y “De interés especial” en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas debido a múltiples motivos:  la intensificación de la pesca con palangres, la contaminación marina por hidrocarburos o plásticos, la caza furtiva, los depredadores como gatos asilvestrados y ratas y, concretamente en Canarias, los deslumbramientos provocados por la luz urbana en sus primeros vuelos.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Marítima Acantilados